The Post Rocker

Descifrando el Rock del Futuro

Sean Meadow de June Of 44: “El término ‘post-rock’ tiene más sentido para mí ahora que en el pasado”

El guitarrista y co-fundador de la legendaria banda noventera habló en exclusiva con The Post Rocker sobre su regreso a los escenarios y el legado de su breve pero contundente discografía a 20 años de la separación del conjunto.

En 1998, hace poco más de 20 años atrás, una pequeña banda originaria de Lousville lanzaba su tercer y penúltimo disco con un título profético: Four Great Points. O sea, cuatro grandes puntos, en referencia a la rosa de los vientos y los puntos cardinales.

¿Por qué profético? Pues porque el baterista Doug Scharin, los guitarristas Sean Meadows y Jeff Mueller y el bajista Fred Erksine terminarían viviendo en cada uno de los extremos de los Estados Unidos como parte de una banda completamente desmembrada. Situación compleja que los llevó a abandonar el barco en los tempranos días de 1999 (ahora sí que hace 20 años) previo al lanzamiento de su álbum más experimental, Anahatapara transformarse en una de las legendarias bandas a las que se les atribuye el puntapié inicial del post-rock.

¿Pero qué puede hacer que cuatro hombres que bordean los 50 años y que viven en extremos opuestos de uno de los países más grandes del mundo (territorialmente hablando) decidan volver a sacar a flote la nave que ellos mismos decidieron hundir?

June of 44 en Catania, Sicilia, durante su gira por Italia en mayo de 2018. Foto por
Enis Sefersah

“Me parece justo decir que la verdad ninguno de nosotros pensó que íbamos a tocar otra vez”, asegura Meadow, el hombre a cargo de mover sus dedos de forma estrepitosa y cacofónica sobre las cuerdas de una Telecaster para darle a June Of 44 ese sonido tan característico de la escena que compartieron junto a otras emblemáticas agrupaciones como Slint o Bastro.

Y al parecer algo tan simple como una invitación amistosa a tocar en Sicilia, Italia, fue suficiente para que estos cuatro piratas del rock decidieran elevar anclas y zarpar nuevamente a los escenarios. El mismo Meadow relata que el año pasado fueron invitados a la celebración de 30 años de la banda italiana Uzeda. La fiesta les dio el impulso que necesitaban para reunirse tras casi 20 años de hiato y desempolvar su discografía de cuatro álbumes y dos EP.

“Nadie podía encontrar una buena razón por la que no debíamos aceptar. Realmente sentí como un honor que Uzeda quisiera que tocáramos nuestra música para ellos. Conceptualmente, la perspectiva de interpretar esta música en este contexto realmente caló profundo en nosotros. En pocas palabras, simplemente se sentía bien”, agrega el músico.

En ese sentido, pese a tratarse de una banda que apenas sumó cinco años de carrera, June Of 44 es hasta el día de hoy uno de los proyectos que cimentó las bases del post-rock, el math-rock e inclusive ciertas aristas del post-hardcore. En retrospectiva, el mismo Meadow reconoce que nunca se tomaron muy en serio aquellas etiquetas y que más bien todo sonaba a una especie de broma.

“Mi banda de punk de la escuela secundaria solía etiquetar nuestra propia música como ‘Post-Retro’. Cuando escuché por primera vez esto del ‘post-rock’ en Europa en los años 90, no lo pensé en serio. Nos reímos de ello. Sin embargo, con el privilegio del paso del tiempo se adapta bien a la música, creo. Sin duda describe el sonido hecho en ese momento. El término ‘post-rock’ tiene más sentido para mí ahora que en el pasado. Es cierto que no me importan mucho las etiquetas de género. Me gusta la música que me habla, y como un bicho raro, la música podría originarse en casi cualquier lugar. Estoy bien con el término ahora, pero si me pidieras que describiera nuestra música … Siempre nos he considerado una ‘banda underground de rock and roll experimental’.”

Su album debut, Engine Takes to Water, tiene muchas vibras del Spiderland de Slint… Pero imagino que este no fue el único disco que estaban escuchando ¿Qué álbumes consideras como una influencia esencial para su sonido?

Jeff (Mueller) es de Louisville y está estrechamente relacionado con la escena que produjo a Slint, de modo que la influencia está ahí, pero el resto de nosotros no participamos en esa escena temprana de Louisville y, por lo tanto, Doug (Scharin), Fred (Erskine) y yo tuvimos, todos nosotros, influencias muy diferentes. Fui expuesto a un montón de música nueva (nueva para mí) a través de esos tipos. Con el fallecimiento de Mark Hollis hace unos días, recordé que en nuestras primeras giras todos escuchamos con gran atención el Spirit Of Eden y el Laughing Stock de Talk Talk. Recuerdo que sentí un parentesco con la pesadez y el ambiente de esos discos, y pensé que aquello era algo a lo que debíamos aspirar. También recuerdo que los sonidos más funky, klunky y groovy experimental de CAN realmente fueron una guía para nosotros. Con lo diferentes que fueron nuestros estilos de gustos y lo que nos interesaba a todos, recuerdo que todos en la furgoneta estábamos felices y disfrutando el Monster Movie.

Edición en CD de Engine Takes To Water, álbum debut de la banda editado por
Quarterstick Records y publicado el 20 de junio de 1995.

Bueno, los 90 fue una década en la que muchas bandas alcanzaron un peak creativo increíble… ¿Qué diferencia puedes ver entre la música de los 90 y la actual?

Siempre me ha interesado principalmente la música underground, por lo que la mayoría de lo que tengo que decir sobre la música popular es desdeñoso. Internet ha cambiado radicalmente el mundo, la política, la economía y la música también. Los primeros años de la década de los 90 fueron el final del mundo anterior a Internet, por lo que la estructura del underground fue lo que yo llamaría básicamente “académico”. Tenías que estudiar esta música y cultura para entenderlo, y en todo EEUU y Europa había personas que hacían esto en diversos grados y todos parecían ser pequeños epicentros de escenas que formaban parte de una red colectiva. Encontrar tu camino hacia esa comunidad de humanos y explorarla era una posibilidad embriagadora para un joven músico y fanático de la música. Para mí, lo que parece haber cambiado es que lo “underground” es más una idea abstracta ahora que en el pasado; antes era un lugar poblado por personalidades… Ahora parece que tu banda tiene que hacer una película para que se considere importante.

Para mí hay una ironía en que cuanto más conectado está el mundo ahora, en realidad nos ha llevado a un lugar donde las cosas parecen estar operando de manera dimensional. Esa es mi perspectiva de todos modos, una gran diferencia para mí es que hace 20 años no tocarías ante una audiencia de humanos mirando sus teléfonos celulares. Cuando te subes a un escenario ahora, a través de Internet, cualquiera en el mundo puede ver una versión 2D de tu rendimiento. Para mí eso es un cambio de paradigma radical.

“Sería genial hacer un nuevo disco, pero no tengo idea si eso es realmente posible.”

Anahata, su último disco, fue algo polémico en su lanzamiento hace 20 años. Recuerdo que Pitchfork escribió una muy buena crítica al respecto, pero algunos otros críticos dijeron que era su lanzamiento más “débil”. ¿Por qué cree que pasó?

Esa es una buena pregunta, me gustaría saber la respuesta. Me lo he preguntado muchas veces. Ese disco fue experimental para nosotros de principio a fin. Y honestamente, al final no creo que ninguno de nosotros estuviera contento con el resultado final. He intentado en varias ocasiones que nos juntemos para volver a mezclarlo… Aunque incluso ahora no estoy seguro de que sea una buena idea. Trabajamos muy duro en ese disco, probablemente trabajamos demasiado. Si Four Great Points salió casi sin esfuerzo, entonces para Anahata realmente trabajamos para no repetirnos, así que nos pusimos realmente experimentales. Grabamos una sesión de jam en vivo en una fiesta de loft de amigos en Boston y Doug hizo un montón de loops realmente geniales. Así que utilizamos esos loops extraños como base para escribir algunas de esas canciones, lo que fue un realmente incómodo y poco natural. En retrospectiva quizás deberíamos haber puesto los loops. Los softwares de mezcla eran algo completamente nuevo en ese momento y nadie en nuestra banda había trabajado en una computadora portátil. En mi opinión, ese disco es una especie de versión cavernícola de la forma en que se ha hecho la música desde entonces. No había pantallas de computadora en los estudios en ese momento. Si mal no recuerdo, aproximadamente seis meses después de eso, todos los estudios en todas partes parecían tener pantallas de computadora funcionando a través de programas de audio con un nuevo kit de herramientas visuales. Con cualquier cosa experimental el riesgo es el fracaso supremo. Estoy orgulloso de nuestro enfoque y de que estábamos tratando de esforzarnos y hacer algo único y nuevo. Al final, parece que no pudimos enmarcar toda esa experimentación en una forma cohesiva. El resultado es que el registro se siente un poco sin rumbo… Que es como realmente estábamos en ese momento.

¿Sin rumbo? ¿Algo así como naufragando? Bueno, la mayoría de sus álbumes tienen temáticas relacionadas al mar y los barcos…

Sí, supongo que es, no sé ¿una forma de representación agradable de un vehículo? ¿Una idea nostálgica de un tiempo pasado? Cuando empezamos a tocar esta música creo que todos compartimos el sentido de la aventura. Hasta el día de hoy estoy deseando ver nuevos lugares en el mundo, conocer gente nueva, escuchar música nueva…

¿Qué te inspira a seguir tocando y haciendo música?

Para mí la música es una pasión. Me encanta escuchar la música de otros y encuentro un sentido de equilibrio al hacer música yo mismo. La música es el lenguaje que elijo para comprometer a mis semejantes.

¿Estás escribiendo música nueva o quieres escribir música nueva? (para June o proyectos paralelos).

Cuando tocamos el año pasado, reestructuramos algunos arreglos de nuestras canciones que parecían darles más sentido ahora. En cuanto a música nueva, todos tenemos una gran cantidad de material en el que hemos trabajado por separado y que potencialmente podría sintetizarse en un nuevo disco… Pero vivimos de costa a costa repartidos por todo Estados Unidos, por lo que reunirnos para dedicar el tiempo y el esfuerzo adecuados para hacer esto podría no ser factibles. Nuestro sello discográfico, Quarterstick Records (sub marca de Touch And Go Records), actualmente no participa en la publicación de nueva música, por lo que no sé dónde encontraríamos los fondos para embarcarnos en ese viaje. Todos seguimos participando en la música en mayor o menor grado, pero preferiría no ir a “proyectos paralelos”, ya que siempre he sentido que hablar de proyectos paralelos tiende a fracturar el enfoque en la banda. Sería genial hacer un nuevo disco, pero no tengo idea si eso es realmente posible.

Meadow leyendo en la comodidad de su casa en
Lake Lookout, Tennessee. Foto tomada el 7 de marzo de 2019 por
Loukas Kavi.

¿Todavía lees a Henry Miller?

Leí todo su trabajo en mi adolescencia y principio de los veinte. Algunos de los títulos los he revisado y leído de nuevo. Hace unos años tuve un trabajo conduciendo a través de los Estados Unidos desde la ciudad de Nueva York a Las Vegas. Hicimos seis viajes de ida y vuelta junto a Peter Simonelli (Enablers). Quien no estuviera manejando, leía en voz alta en algunos tramos después de escuchar música. En algún momento leímos El coloso de Marusi (1941) de Henry Miller. Para mí ese libro sigue siendo realmente atemporal y hermoso. No solo es un libro sobre ser un artista con dificultades que intenta encontrar una voz, o sobre un estadounidense que trata de llegar a un acuerdo con una humanidad más amplia en un marco capitalista global emergente dispuesto a demoler culturas para albergar todos nuestros deseos en los centros comerciales; es más un libro sobre estar vivo. Realmente vivo.

Henry Miller es famoso por sus novelas tempranas, pero si lees su trabajo posterior, no encontrarás el material obsceno que muchas personas asocian con su nombre; encontrarás un poeta todavía en juego, un ermitaño monástico en la contemplación. Encontrará a un artista que intenta dialogar a través de las épocas con pensamientos desde la antigüedad hasta el Siglo XX. Lo que siempre me atrajo más sobre Henry Miller no fueron las historias sobre sus hazañas carnales. Lo más atractivo fue con esta inteligencia. Este hombre trató de convertir su vida en una obra de arte. Me parece que la fórmula era mantener un sentido del juego sin pretensiones para los niños y una honestidad brutal. Como un hombre mayor que viajaba en un avión, el zumbido de los motores y el ruido blanco hicieron que Miller comentara que había escuchado “la música de las esferas”. Por lo que se cree, se refería a la música de los planetas y al sol que emanaba de todo el cosmos. Tal vez fue sólo Tinnitus pero me parece que él trató de vivir, no sólo su juventud, sino toda su vida libre de convenciones. A mi edad, ahora me doy cuenta de que estoy involucrado en una especie de proyección, pero todavía lo encuentro inspirador. La estructura armónica del universo ha sido comentada en abundancia y estudiada ampliamente. Si lees Los Tonos de la Octava Cósmica de Hans Cousto, el universo no está construido por la guerra o con el dinero; aparentemente la estructura del universo es musical.

* Sean nos regaló esta fotografía exclusiva que jamás había sido publicada. Fue tomada por la cineasta Anne Misawa en Catania, Sicilia, durante uno de sus últimos shows en 1999

Puedes leer la entrevista a Sean Meadow en inglés aquí.
Traducción cortesía de Iván Aguayo





Anterior

Quimo se prepara para lanzar su nuevo videoclip

Siguiente

LeRock Fest suma a A Place To Bury Strangers y completa el cartel de su segunda versión

  1. Ion Grijalbo

    Sin duda, una de las mejores bandas de la historia en cuanto a creatividad, frescura y propuesta.

    No entiendo por qué Anahata se ve como un disco “negativo” o “fallido” en general. A mí me parece un discazo de los pies a la cabeza.

    • raül decrust

      wow!….escribo por debatir un poco…pues me resulta raro leer en castellano en el.2019 una entrevista a june of 44. ……para mi engine takes … y anathomy of sarks sobretodo son insuperables… y me resulta reconfortante que el grupo haga esa descripción de anahata… porque yo así lo veo… más descabezado y más aburrido… pero es lo que lo natural y lo que espero de los grupos de discos así de buenos….no más de 3 discos es lo mejor que se puede hacer… si sacan otro lo esperaré con ganas pero sin grandes expectativas..

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén