El disco debut del quinteto neoyorkino nacido hace 20 años atrás surgió entre infidelidades, corazones rotos, noches de insomnio y largas horas frente a la televisión. Este viernes la banda lo interpretará íntegramente en su segunda venida a nuestro país, en el Club Subterráneo.

Nadie con más de veinticinco años admitiría frente a su grupo de amigos que hay uno que otro disco de pop punk que de cuando en cuando escucha y corea mientras hace el aseo en la casa o va de camino al trabajo un lunes por la mañana.

Nadie, excepto yo.

Tendría que ser muy, pero muy cínico para negar las veces que he puesto Cute withoute the ‘E’ (Cut frome the team) de Taking Back Sunday para gritarla a todo pulmón y comenzar a repasar todas las veces que me rompieron el corazón en la adolescencia, acompañado únicamente de un CD pirata con compilados de canciones de la tercera ola emo para pasar las penas de amor en mi vieja habitación.

Y muchas veces la nostalgia nos ciega y no nos deja ver que tras aquellas piezas de tres minutos de baterías frenéticas y guitarras mal tocadas no había más que el puro efecto de las hormonas alocadas, pero sin grandes muestras de creatividad.

No es el caso de Taking Back Sunday.

La banda que este año cumple dos décadas de trayectoria ininterrumpida regresa a Chile este viernes para celebrar en grande quizás el más importante hito de su trayectoria: el lanzamiento de Tell All Your Friends, disco debut que los catapultó mundialmente como unos de los pocos herederos del emo que hasta hoy se mantienen con cierto nivel de relevancia entre festivales, giras internacionales y un prestigio que tantos otros contemporáneos desearían tener.

El show fijado en el Club Subterráneo por FF Booking y Collage Comunicaciones contará además con la presencia de los míticos Fakie, encargados de telonear a los de Long Island en lo que sería el regreso del quinteto liderado por Adam Lazzara a siete años de su humilde debut en nuestro país.

Pero como bien dijimos, nada tiene que su primer show en Chile con el que nos venden ahora los organizadores. Casi como citando al mentado disco, una voz nos dice “hey, ¡cuéntales a todos tus amigos!”. ¿Contarles qué?, ¿Qué una banda que escuchaba cuando adolescente va a tocar uno de los discos que más me marcó mientras me llenaba de espinillas?

Supongo que sí.

Porque de alguna manera Tell All Your Friends, publicado el 26 de marzo de 2002 por Victory Records (Hawthorne Heights, Thursday, Silverstein), ha logrado mantenerse a flote frente a los embates y desprestigio que han sufrido todos los géneros con los que se les ha relacionado. Y es que sostener la etiqueta de emo, pop punk o post-hardcore en los inicios del nuevo milenio sonaba cool en aquellos días… ¿Pero hoy? Ya nadie “serio” anda en skate.

Sin embargo, las diez piezas que conforman este debut musical continúan sonando frescas, producto de un elaborado trabajo tanto lírico como en materias de producción. Aunque el vocalista Adam Lazzara no quiera admitirlo, su voz suena mejor y más natural que en todas las posteriores entregas. Aun cuando se encontraba poco instruido en el arte de la impostación de la voz, los constantes juegos vocales y la dicotomía entre sus versos y los del guitarrista John Nolan ofrecen a las canciones un sello distintivo, comparable en ocasiones con el trabajo de los canadienses Alexisonfire en su vertiente más agresiva.

Dicho toque propio es perfectamente notable en uno de los mejores tracks del álbum (favorito de este humilde autor), There’s No ‘I’ In Team, la balada más caótica del conjunto y con la quizás mejor historia de fondo. El tema de casi cuatro minutos de duración es nada más y nada menos que una respuesta directa al exitazo Seventy Times Seven, de sus colegas Brand New, la banda liderada por Jesse Lacey.

Es que, de hecho, Lacey fue uno de los miembros originales del conjunto. El hombre -hoy desprestigiado por una serie de acusaciones de acoso y abuso sexual en contra de una fan menor de edad- fue el primero en estar a cargo de tocar el bajo en la producción del primer EP de la banda en 2001, y su salida, ese mismo año, se debió justamente a una infidelidad de su novia con uno de los miembros de la banda.

A finales de aquél mismo año Brand New publica Your Favorite Weapon, un disco cargado de letras de desamor en la que la ates citada canción arroja líneas directa en contra del ex amigo de Lacey, John Nolan, guitarrista de los neoyorkinos.

En la canción escrita el mismo 2001 por la voz de Brand New dice “¿A esto llamas tacto?/Eres tan sutil como un ladrillo en la parte baja de mi espalda/Así que terminemos esta llamada y terminemos esta conversación”, que es precisamente lo que le dijo Lacey a Nolan la noche en que su ex mejor amigo del colegio le confesó haberse metido con su novia.

La respuesta por parte de Taking Back Sunday llegó en la antes mencionada There’s No ‘I’ In Team, donde Lazzara y Nolan (que compartían las labores de letristas y voz), replicaron la misma línea escrita por Lacey (que de hecho se desprende de un tema de Morrissey): “¿A esto llamas tacto?/Te juro que eres tan sutil como un ladrillo en la parte baja de mi espalda/Así que vamos a terminar esta llamada/Y termina esta conversación/No hay nada peor…/Así es, dijo él, es cierto, lo dijo/Que siempre lo tuviste demasiado fácil”.

Una verdadera telenovela emo, digna de un mal episodio de Skins.

La historia se transformó en una leyenda de la escena y fue conocida como “la enemistad emo del siglo”. No es como que alguien fuera a escribir un libro sobre aquello, pero buena parte de los fans celebraron su reconciliación “oficial” cuando en 2015 ambos músicos lanzaron una compilación de viejos demos de su era escolar. Incluso, más allá de todo el mal rollo, existen algunos registros del 2002 en que se ve a Lacey subir al escenario para cantar el tema junto a Nolan, como si todo se tratara de un guion para la televisión. En 2002 el mismo vocalista explicó a la revista Absolute Punk que ellos escribían las letras de las canciones “como una obra donde una línea es el chico y la siguiente línea es la chica… A veces, cuando lees la letra es un poco aburrido y es más interesante de esta manera”.

Y no es raro que fuera la misma TV uno de sus mayores proveedores de experiencias. En algunas entrevistas los integrantes de grupo explicaron cómo algunos de los títulos que dan nombre a las canciones del Tell All Your Friends nacieron de pasar horas en el apartamento que arrendaban en la gran manzana mirando la pantalla chica, como el himno Great Romances of the 20th Century, extraído de la cinta Beautiful Girls, de 1996.

Finalmente son todos estos elementos los que le han valido a este álbum de principios del nuevo siglo (y milenio) el posicionarse como uno de los más representativos de su época. Herederos del sonido desenfadado de The Get Up Kids, The Promise Ring o Mineral, Taking Back Sunday logró marcar (nos) con algunas de las canciones más emblemáticas de ciertos periodos de nuestra que vida que no se pueden explicar sin la ayuda de una melodía.

Vamos, que no te dé vergüenza, cuéntales a todos tus amigos.

Taking Back Sunday en Chile.

Entradas en Passline Chile y Nothing Musiclothes Portal Lyon (sin recargo).

PREVENTA 1: AGOTADA

PREVENTA 2: $25.000

PRECIO FINAL: $30.000