Que podríamos decir acerca de lo que sucedió el Viernes 24 de Noviembre en el Movistar Arena. Ya muchos medios han cubierto la velada, así que no nos queda más que redundar en la impecable performance del trío islandés, que ofreció un show notable, no carente de descoordinaciones pero que no empañan la contundencia del espectáculo.

Nota aparte la orgánica integración de las visuales en cada canción. Un setlist muy bien elegido, repasando los emblemáticos discos Untitled 2002 y Takk 2005, y cerrando con la aplastante Popplagid, (untitled 8).

En el anecdotario quedará, la incómoda temperatura, el halo de hierba que cubrió el sector cancha, el infaltable personaje del láser, el indescifrable mensaje de Jónsi (Jón Þór Birgisson) en islandés, el luminoso paisaje que generaron los celulares antes del “encore”, el jugueteo de Goggi (Georg Holm) con el público y la interminable ovación que hizo que el trío se devolviera varias veces a despedirse.

Habiendo dicho esto, me da la sensación de que es la oportunidad de profundizar sobre qué hace a Sigur Ros algo tan singular. Dialogar acerca de cómo logra una banda con argumentos tan sencillos agolpar un recinto masivo, si en el papel es una banda “de nicho”.

Es cierto, la fórmula de los islandeses es sencilla, las métricas rítmicas no son nada intrincadas 4/4, 8/4. El bajo es un abnegado acompañante de las melodías, sin ningún ánimo de protagonismo, la voz efectúa constantes falsetes que efectivamente, pueden ser predecibles, si es que a alguien le interesa encontrar algún punto con ello. La guitarra no funciona de manera ortodoxa, no hay grandes escalas, ni complejos arpegios y sin dejar de ser importante, vive más para darle intensidad a la agudez de la voz que define las melodías de la banda.

Realizando este ejercicio me pregunto si valdrá la pena escrutar la significancia de la propuesta de Sigur Ros considerando los argumentos que presenta. Particularmente creo que esa es una forma muy superficial de abordar la música del trío islandés. Pero entonces ¿dónde reside eso que hace a Sigur Ros una de las bandas más importantes y masivas del género?

Mi tesis es que Sigur Ros logra tornar la música en algo sacro, y es que el arrojo de su propuesta transmite un despojo total, no hay ánimo de ostentar virtuosismo, por el contrario, los islandeses parecieran estar comprometidos a sacrificar su ego para dejar fluir una energía torrentosa y aplastante, que se manifiesta a través de una sonoridad tan caótica como sutil, articulando una onda sónica que en sus puntos álgidos lo atraviesa todo como una avalancha que congela el tiempo para traernos las indescifrables voces de la tierra.

Fotografías gentileza de Verónica Menares.