El vocalista de una de las bandas más influenciales del emo en los 90 habló con The Post Rocker sobre su legado en la música underground que perdura hasta hoy, sus inspiraciones y su visita a Chile el próximo 21 de agosto.

Chris Simpson es un padre de familia, con cuatro hijos a cuestas que bordean los ocho años y los 20 meses de vida. Tiene un trabajo estable, una esposa medio chilena, un título a medio sacar de trabajador social, un modesto proyecto musical llamado Mountain Time (antes Zookeeper) que juega con el indie y el folk y, bueno, un tremendo legado en lo que algunos denominarían «música emo».

Es que no hablamos de cualquier Chris Simpson, si no que del Chris Simpson que en 1994 lideraba Mineral, probablemente una de las bandas más importantes del «emo» de los 90 y, hasta el día de hoy, considerada uno de los pilares del sonido que heredaron decenas de bandas, algunas activas y otras desarmadas.

El conjunto disuelto en 1998 tras publicar dos álbumes de estudio regresó en 2014 en medio de una fiebre de resurrecciones de proyectos como American Football, Braid, Texas Is The Reason, entre otros y comenzó a girar por distintas partes del globo para celebrar sus 20 años de aniversario.

Noticia que no podía caer mejor a sus fans que el año pasado se ilusionaron con la idea de que el cuarteto les regalara un nuevo LP para su colección de música depresiva al estrenar Aurora, su primera canción en 20 años.

El cuarteto compuesto además por Scott McCarver, Jeremy Gómez y Gabriel Wiley, posteriormente publicó un segundo single llamado Your Body Is The World, con el que además anunciaron un tour por sus 25 años de existencia y un libro que contendría este material exclusivo, actividades que además lograrían que por fin pisaran suelo chileno el próximo 21 de agosto en el Bar Loreto.

Pero no todo podía ser perfecto. Pese a ciertos rumores que indicarían que Mineral se encontraba trabajando en un tercer LP, o sea, su primer álbum en más de 20 años, la verdad es que Simpson confirmó a The Post Rocker que «no hay planes actuales para hacer un nuevo álbum» y que, la verdad «pensamos que sería especial, y nos propusimos el desafío de escribir dos nuevas canciones para acompañar el libro de este 25° aniversario».

Mineral en la actualidad. Foto: Gentileza

La voz detrás de Slower y Parking Lot agregó que «estamos muy contentos con las canciones, así que no está fuera de discusión, pero no tenemos planes específicos para continuar. Es bueno para nosotros tener la libertad de hacer lo que se siente bien o no hacer nada».

Varias bandas de los 90 en esta escena «emo» están regresando con nuevos álbumes. American Football, por ejemplo, publicó hace poco su 3er LP y el año pasado Rainer Maria lanzó material. ¿Por qué crees que se está dando este fenómeno ahora?

«Creo que muchos están regresando y haciendo giras porque ven que el trabajo que hicieron hace muchos años se ha conectado con mucha gente y quieren conocer a esas personas y tocar para ellas y seguir conectándose con ellas. Esa es la belleza de reuniones de las bandas. «

Aunque evidentemente Aurora y Your Body Is The World poseen o reflejan el sonido de Mineral, suenan bastante distinto a lo que hacían en los 90. ¿Qué es lo que realmente ha cambiado en estos casi 20 años desde tu último disco?

«Supongo que una pregunta mejor sería «qué no ha cambiado en los últimos 20 o 25 años». Muy poco es lo mismo. Todavía tenemos un gran respeto mutuo y una facilidad y camaradería entre nosotros cuando estamos juntos, pero fuera de eso todo es diferente. Tres de nosotros estamos casados, con hijos. Tenemos trabajos y responsabilidades que significan que no podemos reunirnos y trabajar creativamente de la misma manera que lo hacíamos cuando éramos jóvenes. Antes no teníamos nada mejor que hacer y no había nada más que prefiriésemos hacer que sentarnos en una habitación y tocar música juntos todo el día. Ahora es una lucha lograr que nuestros horarios coincidan, incluso una vez a la semana.»

¿Qué estabas escuchando al momento de escribir estas nuevas canciones?

Fue el verano pasado… Acababa de salir un nuevo disco de Innocence Mission (el Sun On The Square), así que escuché eso sin parar durante un tiempo. Ha sido una de mis bandas favoritas durante mucho tiempo, desde principios de los 90. Me encanta la voz y las letras de Karen (Peris). También estaba escuchando mucho el In Rainbows, de Radiohead, que nunca había digerido completamente hasta ahora. La mayoría de las veces pensábamos en nuestro propio cuerpo de trabajo de los años 90 y tratamos de volver a la mentalidad de escribir canciones que valdría la pena agregarlas.

Vamos a hablar un poquito del «emo». La mayoría de las bandas se rehúsan a ser clasificadas con esa etiqueta… O con cualquier etiqueta en general, pero Mineral es considerada una de las bandas «emo» más importantes de los 90 y una de las bandas más influyentes para la mayoría de las escenas musicales del 00. ¿Cómo te sientes al respecto?

Me siento muy bien. Es difícil verlo desde dentro y, a veces, creo que se nos otorga más crédito del que se justifica… Sin embargo, la conclusión es que la música de Mineral se ha conectado y ha resonado con mucha gente y eso nos hace extremadamente felices.»

Ian MacKaye (Minor Threat, Rites of Spring, Fugazi) dijo una vez que el término «emo» era «estúpido»… Pero para bien o para mal, sus bandas son parte de la génesis del subgénero… ¿Estás de acuerdo con su afirmación?

Estoy totalmente de acuerdo con Ian. Pero los artistas no tienen nada que ver con el término y no tienen control sobre él. Para nosotros, y creo que muchos de nuestros compañeros que surgieron en la época en que esa etiqueta comenzó a usarse, siempre se sentían degradantes o menospreciadores del contenido de la música. E incluso hoy, después de todos estos años, hace poco para ayudar a alguien como identificador porque significa muchas cosas diferentes para diferentes personas. Es un término que genera barreras, y personalmente me encantaría ver menos barreras en el mundo.»

Pregunta difícil: The Power Of Failing o EndSerenading: ¿cuál prefieres y por qué?

Hmm… Supongo que, si soy honesto, prefiero End Serenading. Pero celebro y aprecio The Power Of Failing por lo que fue y es también. Hay una inocencia y falta de auto conciencia que encuentro muy entrañable en ese álbum.

Interior de una copia de EndSerenading, segundo disco de Mineral, publicado en 1998 por Cranck! Records. Foto: Fabián Escudero

Ahora que hablamos de The Power Of Failing no puedo evitar pensar en lo espirituales e íntimas que son sus letras. En esos tiempos tu música estaba muy influenciada por tu fe cristiana, ¿correcto?. Pienso en letras como esta línea en Gloria que dice “solo quiero ser el barro en tus manos”… una clara y verdadera declaración de fe. Pero también has dicho en otras ocasiones que nunca tuviste una intención evangelizadora en tu música. ¿Cómo explicas eso?

«Creo que es bastante fácil relacionar esas líneas con la fe porque de eso se trataron muchas de ellas. Muchas de las canciones, especialmente en The Power Of Failing, eran canciones de amor de mi parte a un Dios que se sentía como una presencia tangible en mi vida en ese momento. Fue la relación más grande e intensa que tuve en ese momento, y no pude evitar escribir sobre ello. Nunca quise evangelizar con las canciones. Para mí eran muy personales y yo estaba infinitamente ansioso por la forma en que serían tomados o percibidas por las personas que los escuchaban. Lo último que quería era que las personas que no tenían un conjunto de creencias o creencias religiosas específicas se sintieran excluidas de ellas o las consideraran frívolas.»

¿Aún te consideras cristiano?

No.

Entonces, ¿cuál es su percepción en retrospectiva de aquellos discos? ¿Cambiarías algo en ellos?

No, no cambiaría nada en ellos. Mi percepción de ellos en retrospectiva es que hicimos con cada uno de ellos los mejores y más honestos discos que pudimos hacer en ese momento. Son, para bien o para mal, documentos de nuestra verdad como cuatro seres humanos creando juntos.

Chris Simpson en Tokyo. Foto: Film (Shima Photography and Design)

Aquí en Chile hemos estado esperando mucho tiempo para que ustedes vengan… En verdad, no creo que alguien tuviera esperanza de verlos en vivo algún día.

Mi esposa es mitad chilena e incluso tiene medio hermanos mayores en Chile. Nunca he ido, pero he tenido un gran interés en el país debido a su historia. No tengo idea de qué esperar, pero es fácilmente el país que más me emociona visitar en nuestra gira por Sudamérica.

¿Conoces alguna banda o música de aquí?

No.

¿Algunas últimas palabras?

No podemos esperar a visitar Chile y Sudamérica y conocer a todos nuestros fans allí. Estamos encantados de que Mineral se haya conectado con tanta gente y no puedo esperar para tocar para todos ustedes. ¡Gracias por mantener viva nuestra música!